abril 7, 2021 Kevin Barzallo

Beth Prat
CSO Bexfy

Las relaciones sociales son otras y este cambio se debe a la irrupción en mayúsculas del mundo digital.

No hace tanto que en los planes de marketing el porcentaje de presupuesto dedicado a acciones digitales era menor, casi irrelevante… Actualmente es al revés, en muchas empresas la inversión en offline es residual y en algunas ha desaparecido del todo. Pero el reto es entender como las marcas podemos aprovechar esta nueva realidad y apoyarse en esta relación entre particulares o lo que se conoce C2C. El mercado tiene nombre y apellidos y por tanto la clave está en identificar para captar la atención del consumidor que nos interesa y al cual vamos dirigidos de forma directa.

Un ejemplo conocido por todos es el de UBER o el de Blablacar o el de las aplicaciones que ponen en contacto personas que tienen interés en practicar deporte un día concreto y en una determinada zona … son plataformas que ponen en contacto particulares para un fin común y donde la transacción económica es libre. Esta nueva forma de entender el servicio público del transporte por ejemplo pone en jaque tanto el papel de los estados y los principales agentes sociales que regulan los sectores económicos como la manera en que el consumidor consume, valga la redundancia un transporte público. Y en esto estamos precisamente.

Lo digital es la cuarta revolución industrial o lo que se conoce como Industria 4.0 y de esto ya hace algunos años, por tanto hace falta acelerar la adaptación y aprovechar las herramientas que tenemos para cambiar nuestro método de vender.

Ahora las marcas no venden, compra el consumidor y por tanto los planes de marketing tienen que responder a este nuevo mandato, donde cada uno y de forma independiente busca el producto y/o servicio que en cada momento quiere consumir, ya no sirven las estrategias de marketing a medio plazo. El consumidor decide qué quiere, cuándo, cómo, dónde y busca recomendaciones de otros iguales para acabar de decidirse en el por qué lo consume.

Y en este nuevo paradigma, ¿cómo pueden saber qué papel juegan las marcas?. Pues aprovechando precisamente las fortalezas del m e r c a d o ; personalización versus segmentación. Definir con mayores atributos el target al cual dirigimos nuestra oferta nos dará mayor competitividad frente a aquellas marcas que continúan apostando por segmentaciones genéricas donde el consumidor no se ve reflejado y por tanto ni interactúa. Una de las principales fortalezas que se refuerzan de este nuevo escenario precisamente es la capacidad de entender mejor los gustos del consumidor y por tanto dimensionar de manera más efectiva tanto la producción como la distribución de determinados artículos o servicios por áreas, regiones, ciudades e incluso barrios. Por tanto apostar por una comunicación efectiva, totalmente segmentada hará que como marca seas visible, apetecible y estés en el top of mind de tu consumidor, el que sea.

#digital #agency360 #hardware&software #audio #video #fragance #retail #comunicacion